Crítica de Keeping up with the Joneses | QiiBO QiiBO

Crítica de Keeping up with the Joneses

Si el propósito de una comedia es hacerme reír, Keeping up with the Joneses lo cumplió conmigo pero, ¡ojo! Soy el primero en admitir que soy fácil de complacer con las comedias.

“Karen” y “Jeff” (Isla Fisher y Zack Galifianakis) son una clásica pareja de serie de televisión y película; aburridos, triste vida sexual, y enterrados en su rutina diaria. El mismo día que sus hijos se van para un campamento de verano, llegan nuevos vecinos. “Natalie” y “Tim” (Gal Gadot y Jon Hamm) son jóvenes, hermosos, exóticos y con cuerpos perfectos. Demasiado perfectos, según “Karen”, quien comienza a investigar si realmente son lo que dicen que son.

[g1_google_ad publisher_id=”5942022766039548″ slot_id=”2088085113″ format=”rectangle”]

Keeping up with the Joneses es la nueva comedia de Greg Mottola, quien tiene experiencia de más en ese género; Superbad, Adventureland, y varios episodios de la genial Arrested Development. Este filme demuestra que podrás ser el mejor director del mundo…hasta donde te deja el guion. La trama de Michael LeSieur mantiene un yunque en el trabajo del director y elenco, quienes tratan de hacer lo mejor posible con el material disponible.

Las mejores comedias son las que te sorprenden con un bolazo de campo izquierdo, por lo que hubiera sido más interesante si los roles se hubieran invertido, y los espías hubieran resultado ser Fisher y Galifianakis en lugar de los perfectos-para-el-papel Gadot y Hamm. En lugar de eso tenemos la típica comedia de “pareja suburbana aburrida” que tendrá una gran aventura gracias a dos recién llegados.

KEEPING UP WITH THE JONESES

Habiendo dicho eso, la química entre el cuarteto me tuvo riéndome de principio a fin. Galifianakis ya posee el personaje de “perdedor bonachón” dominado, mientras que Jon Hamm salió directo de Mad Men a hacer una parodia eterna de “Don Draper”. Gadot es tan elegante como siempre, y Fisher tiene el trabajo de hacernos creer que es una “doña”.

Keeping up with the Joneses tiene más corazón del que esperaba, pues la relación entre “Tim” y “Jeff” se siente genuina. El tercer acto se convierte en una mezcla de parodia al espionaje que se siente fuera de lugar pero, de nuevo, el trabajo de los actores eleva el disfrute de lo que estaba viendo en pantalla.

KEEPING UP WITH THE JONESES

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *