Quantcast
La inútil y tan valiosa indignación de los boricuas | QiiBO
El Goldo y la Pelúa

La inútil y tan valiosa indignación de los boricuas

Si hay algo que las redes sociales no permiten en Puerto Rico, es un día aburrido…bueno, por lo menos casi siempre. De todas las cosas que pasan, mis favoritas son los boicots y los grupo “en contra” o “a favor” de aquello o lo otro.

Lo más reciente es un boicot al programa de radio del Molusco y la Burbu. Verán, estos dos, que se creen bien graciosos, invitaron a que los oyentes compartieran sus historias de cómo habían envenenado o desaparecido los perros molestos de vecinos. Ya ven, Puerto Rico está lleno de lumbreras y genios de la comedia. El resultado fue una avalancha de críticas y protestas ya que, por supuesto, fue un tema de muy mal gusto, rayando en la crueldad y lo incompasivo. Fue una idea estúpida y por eso se merecen toda la mierda que les ha caído encima.

Lo que me jode de esto es, ¿dónde estaba toda esta gente hace dos días? Al momento de escribir esto, el grupo en Facebook va por 5,994 personas que le han dado “Like”. No tengo problemas con eso, lo que me frustra es que cada día veo más animales en la calle, abandonados y mal cuidados. Todos los días veo, por lo menos dos o tres, estatus o tuits de gente buscando hogar para mascotas. Fotos de perros y gatos en situaciones realmente horribles y tristes. O sea, somos bien rápidos para hacer show y gritar a los cuatro vientos “miren que molestos estamos”. Por supuesto, estoy generalizando, lo sé. La gran mayoría de los que se han unido están genuinamente molestos y ofendidos. Yo lo estoy. Yo amo a mis mascotas. Nada más pensar que alguien lo pueda envenenar o hacer daño me duele. Pero pareciera que vivo en un país donde, en realidad, a nadie le importa —al menos a muy pocos— y que con solo descargar nuestra furia en Facebook o Twitter resolveremos todo.

El Goldo y la Pelúa

Cada vez que alguien que conozco rescata o adopta (adopta, no que compre) una mascota le doy las gracias. En Puerto Rico las estadísticas de animales realengos son horribles y desalentadoras, tan malas que hasta fue el tema de un documental ganador del Emmy. Donde quiera que uno vaya de seguro verá estos animales sin hogar buscando comida, agua, sombra. En fin, sobreviviendo.

Rescate un animal de la calle. Usted va a descubrir lo increíblemente agradecido que son. Lo va a poder ver en sus ojos, se lo aseguro.

Entonces, somos tan “activos” para dar rápido un Like a una página para protestar algo que estuvo muy mal pero, ¿estamos haciendo para solucionar el verdadero problema de salud y compasión publica? Hasta donde recuerdo, esto no soluciona nada. No pido que salgan ahora a recoger todo animal encuentren. Pido que hagan lo más que esté a su alcance. Que no sea solo poner un comentario molesto atacando a dos locutores mediocres.

¿Usted tiene mascota? ¿Está operada? Si su respuesta es no, sepa que usted es parte de este problema y un Like o un comentario en Facebook o Twitter o donde sea, no resuelve nada. Cualquier veterinario, cualquier búsqueda en el Internet, le va a decir lo altamente beneficioso que es operar su mascota. Vida más larga y saludable y previene la sobre-población. No operar a su mascota puede ser una forma de maltrato, especialmente hacia las crías que quedan en la calle. Y desde luego, no hablo de los criadores.

Yo tengo tres gatos. Los tres operados. También operé (bueno, no yo, el veterinario) una gata a la que le daba comida, aunque no me pude quedar con ella ¿Salió caro? Sí. Tuve que hacer sacrificios; por varias semanas no compré comida de afuera, no gasté dinero en juegos o películas (mis dos vicios) pero mis mascotas están bien y si se me escapan (como tanto le gusta hacer al macho, hijuela que es) sé que no están preñando ni quedando preñas.

Usted puede decir “No tengo dinero o tiempo para eso”. No tenga mascota entonces, tan sencillo como eso. Vamos a pensar en sociedad un poquito más a menudo. Hace una diferencia enorme. De hecho, si usted quiere recuperar la esperanza en la humanidad, visite la oficina de un veterinario. L forma en que los dueños responsables aman a sus mascotas es enternecedor a la décima potencia.

Sobre el chistecito que comenzó todo. Es simple, si el perro de al lado le molesta por las noches o por las mañanas, hable con su vecino. No le pelée, háblele civilmente, explique por qué le molesta. Hable con otros vecinos para ponerse de acuerdo y hablar con el dueño. El no dialogar y desquitarse con la mascota lo convierte en un criminal. Si usted tiene un perro que ladra todo el tiempo, bregue con él. Quizás necesite cariño, tiempo, entrenamiento. Considere a los demás. Si usted no vive solo en el bosque piense que lo que pasa en su casa, en cuestión de ruido, puede afectar a los demás.

Que bueno que tanta gente se haya molestado y ofendido con la idiotez del programa ese pero, ¿de verdad estamos tan preocupados? Con simplemente indignarse no hace NADA. No lo digo por usted que está leyendo esto, lo digo como pueblo. Con todo y lo mal gusto y cruel que fue, la realidad de los animales abandonados y realengos es peor y más horrible. Abran los ojos y miren fuera de la ventana de su auto, de su casa. Si, hagan boicot, pero también hagan algo real. Aunque sea algo tan sencillo como dejar un plato con agua afuera de su casa en un día caluroso. Cada acción cuenta y hace la diferencia. Al final se sentirá bien de hacerlo.

More Stories
Puerto Rico Game ShowCase
‘Yo Soy Un Gamer’ presenta el Puerto Rico Games ShowCase para fomentar la industria de videojuegos boricua