Quantcast
Aprendiendo a desaprender | QiiBO
Departamento de Educación y caso de Víctor Fajardeo

Aprendiendo a desaprender

«No me hables de lo justo,
ni de lo injusto
pues mi diploma
está firma’o por un corrupto.»
          -Fragmento Censurarme por ser Rapero de Eddie Dee

Viernes, 20 de septiembre de 2013, llega a Puerto Rico el convicto y extitular del Departamento de Educación, Víctor Fajardo, luego de 12 años en prisión federal por cargos de corrupción durante la época del Rossellato. Se supone que el Sr. Fajardo regresaba a presentarse ante las autoridades estatales para cumplir 15 años que faltaban de cumplir en la esfera local. El Sr. Fajardo pidió reconsideración y la Junta de Libertad Bajo Palabra, la nuestra no otra, concedió privilegio sin este pasar ni un solo día de cárcel aquí. Y pienso si hubiese sido alguno de nosotros (los sin contactos) si esa Junta hubiese decidido igual, pero cosas suceden. El Sr. Fajardo debió quedarse unos cuantos años enseñándole a los presos de acá, como dicen que hizo con los presos de allá.

También se supo que el Sr. Fajardo ya tenía trabajo. Sí, en un país en el que la clase productiva del mismo está desempleada y desalentada porque, para colmo, los pocos empleos que existen, son chatarra, pues el Sr. Fajardo ya tiene empleo. En un país en el que difícilmente un exconvicto consiga insertarse a producir legalmente, Víctor Fajardo ya tiene empleo. Y como todo en este país polarizados quedamos ante estos hechos, en vez de indignados y proactivos ante estos hechos.

Es que a veces pienso que nos merecemos la mierda. Leer, escuchar a «educadores» decir que Víctor Fajardo ha sido el mejor secretario de Educación es aplaudir al padre que deja morir de hambre a sus hijos y un buen día el niño es «feliz» porque este le trajo una miserable paleta (para nada saludable, no sacia el hambre, no lo alimenta). ¿Acaso no saben los maestros … [et al.] que hoy juegan ese lado de la cancha, que ese vil juego era parte del esquema de corrupción? Contentarlos con minucias para poder mantener el silencio y ocultar el saqueo sin la menor sospecha. ¿Acaso se olvidaron que el Departamento de Educación estuvo en sindicatura. ¿Estos son los valores de los maestros con quienes dejamos diariamente nuestros hijos? Soy, una de miles, que cargamos el lastre de esa firma en el diploma de cuarto año. Soy, una de miles, que vimos cómo se deterioró vertiginosamente el país, gracias en gran medida, a la clase política que subió a desagrarnos y que sigue ahí desangrándonos. Oiga, porque los que creen que «el gobierno» es algo ajeno a nosotros les recuerdo que el gobierno somos todos los que contribuimos. Soy una de miles que no entiende cómo ha proliferado eso de “robaba, pero había obra.” ¿Cuál?, me pregunto yo. Robar, mal administrar una dependencia pública que se supone que pretende que todos tengamos una educación de excelencia, ¿esa es la obra? Cuán ciegos somos capaces de ser solo por ir tras unos partidos que nos tienen mal parados, con una economía en pedazos, sin proyecto de país, con dimes y diretes hasta por una persona que para nada debe ser justificada.

Leí en un tuit del Sr. Rafael Cerame dirigido al periodista Benjamín Torres Gotay que el Sr. Fajardo había defraudado al pais, al PNP, a su familia y que había cumplido. Difiero y me explico. Entiendo lo que él dice, pero el que los líderes del PNP hagan mutis mientras la base del partido defienden y justifican las acciones del Sr. Fajardo demuestra que no hay lección aprendida, que no hay decepción y que el mensaje que llevaron esos líderes ha perpetuado el daltonismo político partidista en una cosa tan seria como la corrupción.

 

Quiero saber la Verdad, Toda la Verdad y nada más que la Verdad. Soy la que tiene esa firma en mi diploma así que lo exijo, me lo merezco.

[adrotate banner=”1″]

 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Inicia Festival Internacional del Cine Fine Arts 2019