Quantcast
Resumen de una semana difícil para el mundo tecnológico y la política | QiiBO

Resumen de una semana difícil para el mundo tecnológico y la política

En esta semana, nuevamente el Congreso tomó protagonismo de manera antagónica contra la comunidad tecnológica de su propia nación a  la vez que se sentara  deponer Amazon, Apple, Google y Facebook con sus respectivos CEOs.

¿La razón? La probable inminente acusación de violaciones a leyes antimonopolio y legalmente cuestionar el absoluto dominio de las empresa en sus respectivos mercados claves.

Con esto en mente, esta semana se sentaron a deponer (de manera virtual) a Jeff Bezos de Amazon, Tim Cook de Apple, Sundar Pichai de Alphabet (por ende Google) y Mark Zuckerberg de Facebook. Se había escuchado que se quería también la presencia de Jack Dorsey de Twitter pero se desconoce si al final no fue llamado a testificar o fue excusado.

En resumidas cuentas, los CEOs tuvieron un denominador común y es que no son las perfectas empresas como la gente quiere ponerlos en cuanto a que no usan su dominio para dañar a los demás.

Mientras que de parte de politicos democratas y republicanos la esencia de las ponencias era que los ejecutivos respondieron si sus métodos de negocios eran lo adecuado para no ser llamado monopolio.

De todos, el de más expectativa para saber que tenia que decir era Jezz Bezos pues el fundador y CEO de Amazon no logró mantener su récord de ser el único empresario tecnológico en no ser citado por el Congreso y entre las cosas que se le pidió que rindiera cuenta, sorpresivamente admitió que en momentos a otros, información de grupo de terceros pudieron haberse usado para negocios internos de Amazon.

Causó gran atención que preguntas que se entienden fuera clave, Bezos indicó que por la naturaleza de los mismos no podía contestarlas abiertamente y se anticipa que esto traerá cola.

Mientras que para Facebook, Mark Zuckerberg se le cuestionó las compras de la red social Instagram y el mensajero WhatsApp, que cuenta con fuerte encriptación de fin-a-fin que no permitiría en ejemplos graves, agentes del orden público lograr con evidencia en contra de un sospechoso.

Sorpresivamente, Zuckerberg no negó que parte de la intensión de comprar a Instagram fue precisamente el crecimiento de competencia que sentía con la red social de fotos y que fuera demostrado con unos emails internos de Facebook, que el Congreso tuvo acceso.

La única línea de defensa y aquí el creador de Facebook intentó poner a los políticos en su sitio de que ya la transacción siguió adelante porque la Comisión Federal de Comercio dio el visto bueno.

En el caso de Apple, las preguntas se centraron en el App Store y aunque es cierto que Apple ya anticipa sto y de meses a estas vistas públicas ya defendían políticas incluyendo la del 30% de ganancias de aplicaciones pagadas o servicios prestados por medio del App Store, Tim Cook indicó que ese sistema es el que permite que no haya “favoritos” como ha sido la noción entre políticos.

Finalmente para llegar a Google, el único caso de estudio que se le cuestionó a Sundar Pichai y de aquí del ala del Partido Republicano es si en efecto el algoritmo del buscador por ejemplo, minimiza la voz para personas que se sienten o creen en ser conservador.

Particularmente (y no es la primera vez que se cuestiona si la comunidad entera de la tecnología está ligado a la izquierda política) que Gregory Steube, republicano de Florida, tiene familiares y el mismo con emails enviados a “Spam” y son de contenido conservadores.

Pichai indicó que no hay un algoritmo en los servicios de Google que se base en las creencias políticas de la gente, pero ya ese tipo de quejas se está volviendo ya común para Google.

Otro denominador común para todos es el tema de la presencia universal que se tiene en China y aunque TODOS indicaron que se sienten como compañías americanas, el mercado chino es el que promueve empleos y negocios localmente en Estados Unidos. 

Pero el que fue más directo en justificar sus actividades en china lo fue irónicamente Facebook con Mark Zuckerberg agregando que ahora la mitad de las exitosas marcas y empresas tecnológicas son chinas.

En resumen, hay bastante sentimiento mixto de que será el resultado de esta vista pública, pero fue notable que la dirección que los demócratas quieren es salvaguardar los datos de clientes, los republicanos les preocupó más el hecho sobre la imparcialidad de los servicios, particularmente Facebook y Google y ese desacuerdo dentro de un sentimiento bipartidista puede quebrantar la razón de ser el proceso, saber si las empresas abusan de su dominio en el mercado.

More Stories
AT&T confirma que sus operaciones en Puerto Rico e Islas Vírgenes pasarán a Liberty Mobile