Porsche Taycan: Una aventura eléctrica, veloz y llena de adrenalina | QiiBO QiiBO

Porsche Taycan: Una aventura eléctrica, veloz y llena de adrenalina

Acelerar. Saludar. Repetir.

Una aventura en México con el Taycan, el primer eléctrico de Porsche que marca un antes y después en la industria de autos.

Desde que vi el Mission E de Porsche, me encantó. Fascinado completamente. Y bueno, ¿quién no? Quería manejarlo, probar ese auto que sentaría las bases para el futuro eléctrico de Porsche.

Una mañana bien temprano en mi habitación en San Francisco, mientras me preparaba para buscar café en algunas de las tiendas cerca, recibo un email muy particular. En resumen: que había posibilidad de ir a manejar el Porsche Taycan en su presentación regional en Ciudad de México. Desde luego, tuve que leer el email varias veces, ir por mi café y volver a leerlo para ver si lograba aterrizar mi mente de la emoción.

Era mediados de febrero y el viaje estaba pautado para marzo. Sí, precisamente para cuando arranca algo mal llamado COVID que puso en jaque no solo mi oportunidad de manejar el Taycan, sino que paralizó al mundo.

Por supuesto que el viaje se canceló. Al menos hasta nuevo aviso. Pero así como llegó el primer email, también llegó el segundo. Si el primero no me lo esperaba, mucho menos el segundo pues todavía sigue corriendo por ahí el mal deseado virus ese.

Prácticamente estaba ya todo confirmado para ir a México a conocer y manejar esa máquina de ensueño. Pero como prácticamente todo en mi vida, todo se complicó. Mi licencia de conducir estaba expirada y me quedaba muy poco tiempo para salir de viaje y necesitaba una prueba negativa de COVID. Cuento corto, viajé con mi licencia expirada y el resultado me llegó horas antes de salir de viaje.

Dicen que si está pa’ uno, está. Y bueno, ¿para qué negarme? Maletas y ¡rumbo a México!

Porsche Taycan lanzamiento regional
📸 QiiBO

Una vez llegué a México junto a dos colegas y amigos, el equipo de Porsche nos trasladó a un hotel en la Ciudad de México. Ahí nos esperaba una cena, bastante frío y otra prueba más de COVID. De esas que molestan y bastante. Pero por ir a conocer de primera mano el Porsche Taycan y manejarlo, se hace lo que sea necesario.

Ese día todo transcurrió tranquilo y muy calmado, pero las ansias por conocer al Taycan aumentaban con cada minuto que pasaba. Se sentía en el aire y entre los diferentes colegas de prensa y blogueros que allí estábamos.

Finalmente llega el segundo día. Ya todo estaba preparado para lo que fuimos, ir a conocer y manejar el nuevo Taycan.

Probando el Porsche Taycan

La experiencia se traslada de Ciudad de México a Off Road Mexico, un circuito diseñado especialmente para probar diferentes tipos vehículos en Ocoyoacac en el estado de México, donde nos esperaban varios Taycan (sí, varios, uno para cada invitado Woohoo!!). Allí Porsche tenía preparada varias estaciones en las que, divididos en pequeños grupos, íbamos conociendo los diferentes detalles del vehículo eléctrico. Al terminar las estaciones y una pequeña sesión de fotos con los autos, pasamos a un almuerzo rápido. Muy rápido, pues nos esperaban los Taycan para salir a nuestro próximo destino.

Porsche Taycan lanzamiento regional
📸 QiiBO

Ya tenía en mente que quería manejar el Taycan Turbo S en color blanco y con los aros Mission E Design que asemejan a los del primer concepto Mission E. Pero les seré sincero: al ver todos los Taycan de diversos colores allí colocados: blanco, negro, gris oscuro y azul, la decisión se complicó. Es de esos pocos autos que le va cualquier color.

Porsche nos dio a escoger entre los dos modelos que tenían disponibles, el Porsche Taycan Turbo S o la versión Turbo. Al escoger mi Taycan de ese día decidí irme por la versión Turbo en color negro, pues al otro día regresaría en el Turbo S, y, por supuesto, sería uno de los blanco.

Porsche Taycan | QiiBO from Xavier on Vimeo.

El diseño del Taycan va muy en línea con ese primer concepto Mission E. Y como cualquier otro Porsche, mantiene sus líneas y ADN. Pero al hablar de Porsche, muchos, quizás, piensan en deportividad pero la apariencia del Taycan es más de un sedán como ningún otro. Sus rasgos deportivos están presentes, pero no gritan, y es tan solo al manejarlo que conoces que en realidad es un deportivo disfrazado. Algo así como su lado oscuro.

Como todo en la vida, hay instrucciones a seguir, pero mis oídos y mente no cooperaron en ese momento así que nunca supe cuáles eran. No me culpen, la emoción de finalmente estar sentado en un Porsche Taycan me ganó. Al menos puedo decir que soy bastante diestro apretando botones y pude dar con todo lo necesario para arrancar y salir rumbo a Valle de Bravo. Nuestro próximo destino.

El interior del Taycan es pura elegancia y sumamente cómodo, muy al estilo de Porsche. Pero esto es de esperarse. Lo que no es de esperarse es que al estar frente al volante sientes que andas en una nave espacial sacada de una película de ciencia ficción.

Justo detrás del volante está la primera pantalla con toda los instrumentos que necesitas para conocer las condiciones del vehículo. Luego, en el centro, hay otra segunda pantalla de 10” y colocada de manera vertical en donde controlas todas las funciones del vehículo. El Taycan ofrece hasta tres pantallas, estando la tercera justo frente al asiento del pasajero, pero esta opción no estaba presente en los modelos que probamos.

Porsche Taycan lanzamiento regional
📸 QiiBO

Ya de camino a Valle de Bravo y ya completamente familiarizado con el manejo del vehículo, llegó el momento de probar cuán potente es en realidad el Taycan.

La autopista rumbo a Valle de Bravo, en muchas ocasiones, era de dos carriles. Había que estar muy atento al tráfico para no quedarse atrás del grupo y saber pasar a los demás vehículos que no iban a nuestra velocidad. Y no creas que se echan a un lado por tocar bocina para que pases. Voy en un Taycan y tocar la bocina no es opción. Como tal, se pisa el acelerador hasta el fondo y levantas la mano para saludar. Acelerar. Saludar. Repetir. Así todo el camino.

Porsche ha pensado hasta en los detalles más mínimos para desarrollar su primer auto eléctrico. Que como dije, es un deportivo disfrazado de sedán. Se trata de un vehículo con un peso increíble, pero que al estar frente al volante y manejarlo, va tan ligero que olvidas sus 5,100 libras. Aún así es capaz de enderezar las curvas y desplazarse como un verdadero deportivo disfrazado de sedán. Para los más técnicos, es capaz de ir de 0-60MPH en 2.8 o 2.6 segundos para el Turbo S gracias a sus 750 caballos de fuerza.

Tal potencia se puede probar en lo que Porsche llama Launch Control que no es otra cosa que un modo para arrancar el Taycan en su máxima potencia. Decirlo y saberlo es una cosa, probarlo es simplemente alucinante. Hasta asusta sabiendo de lo que es capaz este Launch Control si no se tienen unos reflejos y una mente que pueda aguantar semejante disparo de golpe.

El camino a nuestro segundo hotel en Valle de Bravo era un trayecto de alrededor de dos horas. La batería de los Taycan estaban a su tope cuando salimos, así que no era un problema. Sin embargo, la mentalidad cambia por completo y siempre hay que estar atento al consumo, y más cuando andas en un vehículo que lleva la velocidad en su ADN.

Al llegar su batería tan solo había bajado alrededor de 35%. Esperaba que fuese más pero aparte de acelerar, saludar y repetir, también probé los diferentes modos de conducción. Desde el más económico (Range) hasta el Sport Plus. En total son cuatro modos de manejo en el Taycan. Pero venga, para qué engañarnos, la mayoría del tiempo lo manejé en Sport Plus.

Al menos tenía muchísima batería todavía para salir a pasear por Valle de Bravo en la tarde. El lugar es sumamente lindo, rodeado de montañas, aire fresco y gente muy agradable.

Lo increíble fue que pensé que durante la noche pondrían a cargar los Taycan. Pero no fue así. Al otro día, en el Taycan Turbo S (color blanco y aros Mission E) que escogí tenía poco menos de 70% de su capacidad. Así que el reto iba a ser más grande de regreso.

Salimos a media mañana de Valle de Bravo hacia Off Road Mexico, nuevamente, donde nos tocaban diferentes pruebas adicionales con el Taycan, incluyendo pruebas de Launch Control, entre otras. Con 70% de batería, todo el camino de regreso en Sport Plus y tocando el límite de velocidad del Taycan (162 mph) en varias ocasiones, llegué a Ocoyoacac con 30% de la capacidad de batería. Como dato curioso, fui el líder del grupo de regreso, así que el resto tenía que ir a mi ritmo.

Porsche Taycan lanzamiento regional
📸 QiiBO

Al regresar al circuito, terminamos con las diferentes pruebas y fuimos testigos del nacimiento de un auto verdaderamente especial. De esos que marcan un punto en la historia.

Estoy convencido de que los autos eléctricos son el futuro. He manejado varios de ellos y los adelantos que se han ido añadiendo durante los últimos años los colocan como una opción seria a los autos tradicionales. También estoy consciente que no son autos para todos y no en todos los sitios es viable por cuestiones de carga y todo lo que envuelve el ecosistema de este tipo de vehículos. Pero el Taycan es clase aparte en todo el sentido.

Muchos de los autos eléctricos pecan en algo, quizás en su diseño o en su autonomía pero siempre pecan. El Taycan llega para sentar las bases de lo que debe ser un verdadero vehículo eléctrico del futuro. Desde su manejo, muy al estilo de lo que uno espera de Porsche, hasta cosas menos obvias como su sistema de carga de 800 voltios que permite cargar el vehículo de 5 a 80 por ciento al conectarse a cargadores de 270kW.

Sentado en mi habitación en San Francisco, a pocas horas de ir al Unpacked de Samsung, mientras bebía mi primer café de la mañana, digería lo que sería esta aventura. Mi mente volaba y así mismo mis expectativas del Taycan. Hoy, finalmente puedo decir que el Taycan está diseñado para superar cualquier expectativa por más alta que sea. De eso trata esta nave.

Porsche Taycan Launch Control | QiiBO from Xavier on Vimeo.

Suscríbete

a mi canal
de YouTube

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *